El “fondo patrimonial”: una encrucijada entre los intereses de la descendencia, la autonomía privada de los cónyuges y la tutela de los acreedores