La biblioteca de Gondomar y la ilusoria búsqueda del eslabón perdido